(0341) 4483362 / 4483882 comunicacion@kehilarosario.org.ar

Nuestro Rabino, Pablo Iugt, nos acerca algunos conceptos generales sobre Purim. 

La festividad de Purim nos recuerda los hechos acaecidos en Persia a mediados del siglo V a.e.c, según leemos en el Libro bíblico de Ester, cuando la comunidad judía local estuvo a punto de ser exterminada, solo por el hecho de ser judíos.             Su nombre, Purim, proviene de la palabra PUR (suerte), recordando que Amán, el malvado ministro del reino, echó a la suerte la fecha en la cual exterminaría a todos lo judíos del reino. Esta festividad no es considerada un Iom Tov (Día Festivo) y al igual que en Jánuca tenemos permitido realizar nuestras actividades cotidianas.

     En Purim debemos observar cuatro mitzvot (preceptos):

  1. Leer la Meguilá. Leemos el Libro de Ester y para no escuchar el nombre de Amán, hacemos mucho ruido…. Tenemos permitido leer este texto en cualquier idioma, no solo en hebreo. 
  2. Celebramos nuestra salvación con una gran fiesta, en la cual comemos y bebemos hasta no ser capaces de diferenciar entre la bondad de Mordejai (tío de Ester) y la maldad de Amán.
  1. Mishloaj Manot. Enviamos regalos a nuestros familiares y amigos. Solemos enviar dos porciones de comida.
  1. Matanot Laevionim. (regalos a las personas necesitadas). Hacemos actos de tzedaká y así, no solo ayudamos a las personas que precisan de nuestra colaboración, sino que también contribuimos a formar un mundo más justo y solidario.

La costumbre de disfrazarse se cree que nace recién en la época medieval y por el contacto cercano en cuanto a la fecha, con los carnavales italianos. Ahora bien, el disfraz, está íntimamente relacionado con Meguilat Ester, literalmente traducido como “develar lo oculto” y por el hecho de que este es el único libro del Tana”j (Biblia) en el cual no aparece el nombre de D”S.