(0341) 4483362 / 4483882 comunicacion@kehilarosario.org.ar

El pasado 8 de octubre se realizó el 2do Encuentro de Residentes y Ex Residentes del pueblo de Monigotes, Santa Fe.

Los actos se iniciaron en la Sinagoga local con la Tefilá matutina dirigida por el moré Boris Krupnik y la colaboración de la morá Belkis Ballhorn con asistencia y participación de los visitantes.

A continuación se colocó una placa conmemorativa donada por Kehilá Rosario y se plantó un árbol en la plaza.

Se completaron los festejos con una visita a la Capilla y a la Escuela, donde se apreció una proyección de fotos que relatan la historia del pueblo.

El almuerzo de camaradería que se realizó como culminación de los festejos se vio alegrado por números musicales de artistas locales.

Compartimos el discurso de la Sra. Ana Liebenbuk en la plaza local con motivo del árbol plantado:

Por su composición, hay una comparación entre el hombre y el árbol. Igual que el árbol, el hombre tiene “raíces”, “tronco” y “frutas”.
Las raíces, profundamente enterradas y no visibles son lo que sostienen al árbol y le dan vida. El tronco y las ramas son la parte visible del árbol. Las frutas son el objetivo del árbol y contienen las semillas por medio de las cuales el árbol se extiende.
De la misma manera el hombre tiene una parte que aunque sea invisible lo sostiene, la fe. Invisible pero profundamente arraigada, es la que sustenta al hombre y le da sentido a la vida. El tronco, la parte visible, es el intelecto y las emociones. Las frutas, son nuestra progenie, tanto física como espiritual, el propósito de nuestra existencia que nos perpetúa aún después de nuestra desaparición física.
Plantar un árbol, forma parte del legado que se transmite de generación en generación
Es símbolo de vida, de cambio, de permanencia firme, de retoños celebrando el comienzo de una nueva etapa y florecimiento mostrando el esplendor de todo su potencial.
Plantar un árbol es mucho más que un gesto. Es un acto simbólico de agradecimiento para honrar al pueblo que nos cobijó desde nuestros orígenes, y que siempre traerá la cálida sensación de nuestra presencia y gratitud a sus habitantes. Es también una manera de amar el entorno y cultivar la esperanza en el futuro.
Por nuestras raíces que permanecen en este sitio profundamente arraigadas, por sentimiento de pertenencia y continuidad, es que hemos de plantar un árbol en nombre de todos los monigotenses, de los que están y de los que se marcharon.
Por el árbol que nos ha sustentado y ha dado sentido a nuestras vidas.

Compartimos el mensaje de la Sra. Ana Liebenbuk a todos los asistentes al Encuentro.

Aún no logramos sobreponernos a las emociones experimentadas en el día de hoy, cargado de una gran fuerza espiritual y de intensas emociones.
Damos gracias a la vida por la oportunidad de reencontrarnos.
Las expectativas creadas para este 1er reencuentro se evidenciaron en cada uno de los comentarios escritos por Watsaap y en las redes sociales, como por ejemplo en nuestro Facebook “monigotes presente pasado y futuro”.
La emoción sentida por todos fue superada enormemente, abrazos interminables , muestras de afecto y cariño sin distinción, demostró que la confraternidad de tantos y tantos años se mantiene vigente.
Este 1er reencuentro fue el producto de un grupo de colaboradores, de vecinos de la localidad y de allegados, que se unieron con el único fin de homenajear al pueblo.
Podemos afirmar que el amor y el respeto en la organización dió sus frutos, porque la gente comprendió el sentido de la misma y respondió a la convocatoria de manera altamente satisfactoria.
Todo lo vivido, lo expresado nos permitió conectarnos con nuestro pasado común, algunos compartimos la niñez, otros la adolescencia, muchos quedaron aquí, fueron etapas de la vida que vivíamos confiados, inocentes, felices, tal vez fueron los mejores años y nunca lo supimos, y …aquí estamos hoy con las ganas de seguir reencontrándonos refrendando nuestra amistad y si alguna omisión cometimos, la asumimos con total humildad.
Las ganas y el compromiso a veces desbordan a los seres humanos pero si en algo no nos equivocamos es en sostener y demostrar que el slogan “monigotes por los monigotenses y los que quieran habitarlo“ fue posible .
¡Muchas gracias a todos!

Los organizadores del Encuentro en Monigotes agradecieron públicamente la placa que  marca la presencia de Kehilá de Rosario en el evento y que fue colocada en el templo.